viernes, 24 de abril de 2015

Capítulo I





Capítulo I: Alas negras       
Era  una de las épocas  más especiales para los niños, Navidad. Una joven pelirroja de cabellos rizados paseaba por el parque con rumbo a su casa, en sus recuerdos todavía habitaba la niña que  en antaño se moría por abrir los regalos y jugar con la nieve, una niña que desapareció a medida que esta iba creciendo  y a medida que el recuerdo de un terrible suceso nublaba sus  ojos grisáceos, que escondían un  terrible recuerdo que oscurecía todo su ser.
Comenzó a llover y la chica comenzó a acelerar el paso cada vez más deprisa, no llegó a abrir el paraguas, le gustaba aquella sensación  de mojarse completamente, era una de las pocas cosas que le recordaban que estaba viva. Llego a casa con su  cazadora de cuero totalmente empapada y  sus botas góticas  enlamadas.
La casa emitía un suave olor a vainilla, la chica se acercó a la cocina y  observó atentamente a  Sandra, era una mujer de unos 35  años de cabello marrón corto y piel blanca, vestía una camiseta azul y unos vaqueros  tapados por un mandil. Cubría sus delicadas manos con una manopla gris. Sandra era la madre adoptiva de la pelirroja, hace  seis  años había tenido un accidente y no podía tener hijos, en aquella época todavía soltera había adoptado a Himeko, que actualmente tenía 16, sin saber siquiera su historia y su procedencia, a pesar de ser su madre adoptiva esta jamás la llamo mama  y Sandra sabía perfectamente que cuando esta cumpliese los 18 se marcharía de casa.
-Hola Himeko! Has llegado a tiempo para probar las galletas que he hecho, también he alquilado la película que tantas ganas tenías de ver.- dijo a la vez que sacaba las galletas del horno.
-Ayer te dije que hoy no cenaría en casa, sabes perfectamente lo que ocurre hoy y me da igual que hace 4 años que me adoptaste, desde el primer año no lo celebré y hoy es exactamente igual- dijo a la vez que subía las escaleras.
Sandra no replicó, a pesar de ser su madre adoptiva no actuaba como tal. La casa la pagaba Himeko,  al ser de sus padres, ella se hacía su comida, se pagaba su educación y todo lo relacionado con ella. Lo único que la ataba a Sandra era un simple papel. Himeko bajó las escaleras enfundada en un vestido totalmente negro y unos zapatos también negros, se colgó una mochila a las espaldas y salió de casa sin despedirse.
La joven comenzó a andar lentamente, ya era de noche y hacía frio, la pelirroja no solía utilizar vestido pero aquel era un día y un vestido especial. Sus zapatos la llevaron automáticamente a un paraje oscuro y frio, sentía el frio en sus huesos pero se contuvo. Abrió la verja negra y oxidada  en la que estaba escrito “Cementerio” y con gesto solemne comenzó a andar entre las lapidas. Las miro con respeto, al fin y al cabo los difuntos merecían un cierto respeto y miedo.
Sus pies tropezaron y esta cayo cuan larga era sobre la fría hierba, se volvió a levantar dolorida, se había hecho un corte  en la rodilla. En frente de ella se encontraban dos lapidas cubiertas por hiedras, la chica se acercó lentamente y con unas tijeras que tenía en la mochila corto las hiedras. Estas dejaron al descubierto  los nombres de  Mario y Laura Smith, los padres de la chica que frente a las lapidas se derrumbó y sollozó como nunca lo había hecho.
Un aliento helado cubrió su espalda y al girarse  descubrió tras ella un  joven de cabello marrón y ojos azules, llevaba el torso desnudo y de su espalda sobresalían unas alas negras, la miraba totalmente indiferente, pronunció unas extrañas palabras y su vista se nubló, no pudo gritar y  tampoco llorar, no habían palabras suficientes para expresar el dolor que sentía en aquel momento, solo había oscuridad, estaba sola y aquel dolor  no cesaba.

Abrió los ojos lentamente,  se llevó las manos hacía ellos hasta  que se adaptó a la luz de la habitación, desconcertada se incorporó en la cama, estaba en su habitación. La joven todavía llevaba puesto el vestido negro de la noche anterior, rebuscó en su mochila y en ella faltaban las rosas que había llevado al cementerio. No recordaba haberlas puesto en las tumbas y de hecho no recordaba absolutamente nada, sólo de unos ojos azules y unas temibles alas negras.

~Meta:5 comentarios en la entrada, díganme su opinión please!~

11 comentarios:

  1. No me esperaba este primer capítulo tan pronto! Igualmente creo que la historia promete mucho y tu forma de narrar me sigue encantando =D Espero el próximo, que ya me has dejado con la intriga x3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya,pero Johnny me dijó que lo hiciera(?Ok no,me alegra un montón que te haya gustado,intentaré publicar la siguiente parte enseguida

      Eliminar
  2. ¡Me encantaaaaaaa!<3 Adoro como escribes (? Me has dejado con la intriga. ^w^ ¡Sigue así! :DD Bueno,.en fin,.bueno,.en fin,.¡Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer y comentar,me alegró que te haya gustado tanto y te haya dejado con la intriga,merece la pena,intentaré continuarlo pronto,besos~

      Eliminar
  3. Gracias por pasarte por mi blog y recomendar el tuyo <3 me faltan blogs que leer ;^; un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, me ha encantado tu blog, gracias por pasarte y comentar! Un abrazo!

      Eliminar
  4. Hola! :3
    Haha perdón si comento algo tarde xD
    En fin, de verdad ame el cápitulo <3 la intriga no me dejara en paz...
    ¡Sigue así! y saludos ^w^

    Sayonara~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada xD, la cuestión es comentar, me alegra de que te haya gustado tanto, intentaré publicar la siguiente parte en cuanto antes, muchas gracias por visitar el blog!Besos!

      Eliminar
  5. Hola! :3
    Haha perdón si comento algo tarde xD
    En fin, de verdad ame el cápitulo <3 la intriga no me dejara en paz...
    ¡Sigue así! y saludos ^w^

    Sayonara~

    ResponderEliminar
  6. O.O Me has enganchado... onegai, continúa la historia. Está muy buena.

    P.D. Te he nominado a un premio: http://elblsakis.blogspot.com/2015/05/premio-liebster-award.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias por seguirme y comentar, me alegro de que te guste y ya he publicado la segunda parte del capítulo, por si deseas leerla. Muchas gracias por el premio, en cuanto pueda me paso por tu blog

      Eliminar

Vas a comentar?Espero que tu comentario sea agradable sobre la entrada,revisa las nomas antes de publicarlo,o sino tu comentario será borrado.
Gracias por comentar,me ayudas a seguir con el blog con ánimo.