viernes, 1 de agosto de 2014

Capítulo 46


Hola, en fin hoy tocaba recursos, pero no encontraba ninguno interesante y sinceramente no me voy a poner a publicar cosas ya vistas, porque no es mi estilo, como no quería dejarlos sin entrada he decidido publicar el siguiente capítulo del fanfic, aprovecho para decir que hoy es el último día para presentar los personajes del concurso que por falta de tiempo no se han podido presentar antes.

Capítulo 46: Los soberanos del Mar Purple.
-Continúa- dijo Noel con un nudo en la garganta.
-Podrían hacerse con el reinado de ambos reinos, el mar Purple se encuentra en el medio de la barrera que separa ambos océanos, las demás sirenas no sobrevivirían a las temperaturas, por lo que son los más adecuados para ocupar el puesto, además de que la mismísima Yami se podría hacer princesa de uno de los reinos, te imaginas lo que podrían hacer con tres reinos? Podrían colonizar los demás poco a poco.-dijo con una sonrisa.
La muchacha intentó no mostrar sus sentimientos, o al contrario Luhan averiguaría su verdadera identidad, pero lo que en verdad quería hacer era gritar, llorar, intentar avisar a su hermana del peligro, estaba llena de impotencia, sabiendo que no había ninguna forma de salir de aquel lugar.
Mientras tanto en el mundo humano era de noche y las princesas sirenas se encontraban hablando en el salón sobre una carta que la reina les había mandado,  en ella se contaba que Noel se encontraba en el Mar del Círculo Olvidado, por lo visto la reina estaba pendiente de lo que  sucedía tras el portal, la reina les había prohibido ir a aquel lugar, debido a que era demasiado arriesgado, pero Karen se había negado a dejar a su hermana sola, entonces Madame Taki les había propuesto contactar con los únicos que lograrían sobrevivir en aquel espantoso lugar, los soberanos del Mar Purple.
Las chicas se disponían a  preguntarle los motivos de su proposición a la anciana, pero en ese instante la puerta de la casa se abrió, se trataba de Coco, la chica venía con los parpados húmedos y los ojos enrojecidos, ninguna de las presentes en la sala se atrevió a preguntarle nada sobre lo que le habría ocurrido, simplemente le hicieron un hueco en el sofá naranja y le contaron lo sucedido, mañana partirían al Mar Purple.
Mientras las demás chicas se acotaban en sus respectivas camas, Hanon cogió su celular y marcó un número que se sabía de memoria, al cabo de tres pitidos una voz al otro lado del teléfono contestó.
-Hanon, que alegría!-dijo la voz al otro lado.
-Luchia, sé que tenías pensado volver a Tokio la semana que viene, pero necesitamos tu ayuda, hay varias cosas que quería decirte.
-¿Qué ocurre Hanon?, si quieres ahora mismo parto hacía Tokio, sabes que soy una sirena, quizás mañana por la tarde pueda llegar-contestó la muchacha nerviosa.
-No, parte mañana temprano, a estas horas es muy peligroso, te contaré todo lo sucedido cuando vengas de vuelta-dijo a la  vez que apretaba un botón que finalizó la llamada.
Hanon apagó su teléfono, sabía perfectamente que Luchia estaría preguntándose qué había pasado, pero era mejor contárselo personalmente que por teléfono.
Al día siguiente todas las sirenas exceptuando a Akari y a Seira partieron hacía el Mar Purple, sería un largo recorrido y probablemente tendrían que descansar en el palacio de Karen y continuar el camino al día siguiente. Después de ocho horas de recorrido las chicas habían llegado al reino de Karen. La princesa de la perla verde pudo observar a sus amigas cansadas y con las escamas blancas, tenían mucho frío. Aquel era el principal motivo por el que normalmente  no tenía mucha relación con las demás sirenas. Sus amigas estaban pálidas y sus escamas y cabellos llevaban un buen rato volviéndose más claros, Karen las había advertido desde un principio de lo que el viaje implicaba por mar, pero las demás habían intentado ignorarla.
-Chicas, debéis volver a Tokio, aquí no sobreviviréis.-dijo Karen con semblante serio.
-Estas de broma? No pensamos dejarte sola, seguro que Nerissa y sus súbditas vendrán a por ti.-dijo Rina con un hilo de voz.
La princesa emitió un silbido y al cabo de unos minutos, dos ballenas se encontraban tras ella, les susurro algo en un idioma extraño y estas comenzaron a acercarse a las demás princesas. Las ballenas comenzaron a emitir una dulce melodía que adormeció a las jóvenes.
-Llevadlas a Tokio- dijo a la vez que entraba en el palacio.
Tras una helada noche, la princesa de la perla violeta emprendió el viaje nuevamente hacía el Mar Purple, al cabo de dos horas nadando las temperaturas habían bajado todavía más, entonces pudo divisar un gran palacio, este era semejante al de Luchia, pero mucho más grande y de cristal violáceo, este estaba totalmente protegido por una cúpula inescrutable.
La sirena continua nadando hasta acercarse a un gran arco de piedra con un guardia a cada lado, lo que parecía representar la puerta del reino.
-Soy Karen, la princesa de la perla violeta, y solicito hablar con los soberanos del mar Purple-dijo con la cabeza alta.
Los guardias intercambiaron una mirada y la dejaron pasar. La sirena siguió nadando en dirección al palacio con expresión altiva tras los cuchicheos de súbditas y miradas inadecuadas. Al llegar a la puerta del palacio, dos guardias nuevamente le cerraron el paso, esta volvió a identificarse y los guardias le cedieron el paso, a la entrada una súbdita de cabello púrpura la miro de la mala manera y la guio hacía la puerta de la sala del trono.
-Yo que usted no entraría-dijo a la  vez que la miraba a los ojos.
Karen la miró a los ojos, jamás una súbdita se había dirigido así a una princesa, así que la ignoró y le ordenó que informase a los príncipes de su llegada. La súbdita obedeció, entreabrió la puerta e informo a los príncipes, estos le permitieron la entrada a la princesa.
Al entrar  la joven pudó observar una gran sala púrpura, las paredes estaban grabadas con inscrpiciones sobre la mitología y la astronomía, que era lo más característico de aquel reino, en el centro de la sala se divisaba tres tronos, dos de ellos ocupados por dos muchachos idénticos y uno del medio vacío, el que tenía que ocupar Yami, pensó con tristeza.
A medida que se acercaba podía observar distintas inscripciones en cada trono, el de la izquierda tenía inscrito  unas letras en japonés, サングラス, que en japonés significaba Sangurasu, que significaba sombras, por lo que Madame Taki había dicho uno de los gemelos se llamaba Sangu, la abreviatura de sombras. En el trono del lado, el cual se encontraba vacío  llevaba la inscripción de otra palabra japonesa, , la cual significaba oscuridad y en japonés  se pronunciaba Yami. Finalmente en el tercer trono había inscrito la palabra , la cual la dejo  pálida, esta significaba Maldad y daba lugar al otro nombre del gemelo, Waru.
La sirena comenzó a fijarse más en los jóvenes, por lo que Madame Taki había dicho tenían 16 años y como ella había dicho estaban en buena forma. Ambos tenían el cabello corto de cabello púrpura, sus ojos eran grises y ambos iban vestidos con un traje extraño típico de los antiguos reyes de los Océanos.
-¿Qué te trae por aquí, princesa de la perla violeta?-dijo el que recibía el nombre de Sangu.
-Sé que no soy bien recibida aquí, pero necesito pediros un favor, mi hermana Noel ha sido enviada al Círculo del Mar Olvidado por Nerea y por lo que me han dicho, sois los más indicados para salvarla.
-A diferencia de vosotras a nosotros no nos odian, al ser hermanos de Yami, pero princesa de la perla violeta debes saber que nosotros no te haremos ese favorcito-al ver  la ira en los ojos de la chica prosiguió-tampoco nos puedes obligar, ni tu ni la reina, debido que segundo las leyes no se puede obligar más de una vez  ir al Círculo a los soberanos de un reino, y Yami ocupo ese lugar-dijo Waru.
-¿Qué queréis a cambio?-dijo la chica desesperada.
-No queremos nada de ti, ahora si no te importa sal de nuestro reino o nos veremos obligados a utilizar la fuerza- dijo molesto Sangu.

Continuará…

Os ha gustado? Greyz me había pedido que el nombre de ambos gemelos significara Sombras y Oscuridad, pero al final a uno le tuve que poner el significado de Maldad, porque Oscuridad significaba en japonés el nombre de su diablesa, bueno espero que os haya gustado!Dejadme un comentario con vuestra opinión, es muy importante para mí.Bye

5 comentarios:

  1. Me encantó el capítulo!!! Estoy un poco perdida con eso de los mares y tal pero bueno ya me iré informando ^^" Me gustó igualmente nwn

    ResponderEliminar
  2. wow!!!!! SI!!! me encanta los nombres!!! y tambien su personalidad !!! y como sabias sobre la mitologia y la astronomia? jejej soy algo predecible? por que me encanto demaciado!!!! mucho mucho mucho !!! y tambien yami tiene los ojos grises !!! eh!! me gusto mucho !!! poderes cosmicos !!1 wuaaa !!! y encuentro con los hermanos despues de un sin fin de advertencias !!!
    MATTA NEE~!!!

    ResponderEliminar
  3. Oli Vane te ganaste un premio en mi blog

    ResponderEliminar

Vas a comentar?Espero que tu comentario sea agradable sobre la entrada,revisa las nomas antes de publicarlo,o sino tu comentario será borrado.
Gracias por comentar,me ayudas a seguir con el blog con ánimo.