miércoles, 23 de julio de 2014

Capítulo 43[Pichi Pichi Pitch]



Hola, primeramente disculparme por no haber publicado ayer, sobre todo porque tocaba publicar el fanfic, pero estuve bastante ocupada y hoy por la mañana también. Pero bueno, aquí os traigo el próximo capítulo, antes de comenzar decir que quedan tres días para que finalice el concurso, podéis publicar vuestro personaje como muy tarde el día 26 de este mes. Aunque me estoy replanteando  dejar un poco más de plazo, porque de 9 participantes sólo me han mandado los personajes cuatro personas, además una de las participantes no podía debido a falta de tiempo y me enseñó una imagen de su personaje, y pues como me da un poco de rabia que no pueda participar con lo bien que le había quedado. No sé, todavía quedan tres días y puede pasar un montón de cosas. También quería aprovechar para agradecerles sus comentarios en la entrada anterior, me anima a hacer más iconos.

Capítulo 43: Chico tímido.
Kalia caminaba por los largos pasillos del edificio, entre cientos de estudiantes. Bajo las escaleras despacio, aliviada, no solo porque al ser la última semana de clases no volvería a tener exámenes ni deberes, sino porque después de tanto tiempo podría empezar con su investigación.
Tras haber salido del edificio comenzó a caminar mientras el viento acariciaba su cabello negruzco y se ajustaba sus gafas. El día había sido duro y lo único que deseaba era llegar al hotel y tomarse un baño, pero lo que debía hacer era más difícil que aquello, tenía que entablar una amistad con el sujeto que había elegido, o si no tardaría mucho más tiempo en volver a su planeta, porque aquella chica que caminaba como una más, era venida de otro planeta.
Después de caminar una media hora, se encontró con una parada de autobús donde se encontraba Yan, supuso que el joven tomaba a diario ese autobús, debido a que hablaba amablemente con el conductor, la muchacha se miró el bolsillo, lo suficiente como para tomar el autobús y tardar menos en llegar al hotel, así podría comenzar a conocer mejor al sujeto. Subió al autobús y le entrego dos billetes de diez euros al conductor, a continuación miró automáticamente los asientos libres, quedaba uno libre al lado de Yan, podía comenzar con su proyecto sentándose a su lado, o comportarse como una cobarde y elegir otro asiento, optó por la primera opción. Saludó amablemente al muchacho, este simplemente optó por mirarla y ponerse los cascos de música a todo volumen, fue entonces cuando la joven  comprendió que el muchacho apenas trataba con chicas y eso le supondría un problema para su investigación.
-Soy  nueva en la escuela y también en la ciudad, te importaría enseñarme mañana la ciudad?-dijo la joven intentando entablar una conversación.
La joven esperaba que el chico apagase  el móvil y se quitara los cascos con la intención de dirigirle la palabra, pero simplemente le dirigió una mirada y continúo escuchando música. Minutos después ambos bajaron del autobús, la chica entró en el hotel sin decir nada más, pensando si se había equivocado al elegir al sujeto y mientras el chico le dedicó una mirada sin que esta se percatase, una vez más no se había atrevido a hablarle.
Mientras en las profundidades marinas dónde apenas llegaba la luz de sol una muchacha de cabello violáceo leía un libro, se rascaba la nuca  sin apenas comprender. Tras haber robado el libro de la biblioteca abandonada había comenzado a leerlo para averiguar algo sobre el unicornio, simplemente ponía la misma información que Nerissa le había dado. Necesitaba ver al unicornio, tocarlo, averiguar sobre él. Pero se encontraba allí, en su habitación haciendo planes descabellados. Pensó nuevamente en las palabras de Nerissa, necesitaba la lágrima de un amor imposible y la sonrisa de un amor cumplido, pero como demonios iba a llevarla al templo?
La muchacha suspiró, cerró el libro y lo escondió debajo de su cama, sabría que no volvería a salir de allí, Yami decidió dejar el asunto a un lado, no volver a pensar en el dichoso unicornio nunca más, “son leyendas, sólo leyendas” intentó justificarse, para no pensar que en realidad simplemente se había rendido.
Mientras en la playa dos jóvenes paseaban  a la vez que conversaban. Uno de ellos era una chica de cabello marrón que había optado por recoger en una coleta, sus ojos eran verdes, los cuales miraban fijamente a su acompañante. Llevaba puesto un vestido verde de tirantes, con unos mini volantes al final de color blanco, a pesar de que tenía miedo a mancharlo lo había llevado en esa ocasión, porque era especial pensó. Su acompañante era visiblemente unos centímetros más alto que ella, llevaba su cabello negro azulado revuelto y había optado por una camiseta de color verde conjuntado con unos vaqueros azules y unas convers negras, que se había sacado para sentir el contacto de sus pies con la arena.
-Bueno, te he enseñado todos los rincones de Tokio que conozco, exceptuando uno que conozco muy especial, al que te llevare mañana- dijo a la vez que se sentaba sobre la arena agotado.
-Gracias por enseñarme la ciudad Víctor, la verdad es que sí que hemos visitado lugares…A qué lugar me vas a llevar por cierto?-preguntó Keira a la vez que se sentaba a su lado.
-Ya lo verás, ahora me tengo que ir, que es tarde, quieres que te acompañe a casa?-dijo el chico a la vez que le guiñaba el ojo.
-No, no hace falta, mañana quedamos a las diez de la mañana vale?-dijo a la vez que se volvía a levantar al igual que el chico.
El chico asintió y le dedicó una cálida sonrisa a la vez que se despedía de Keira. Esta esperó en la playa a que el muchacho se alejase, minutos después  apretó el colgante que llevaba en el cuello contra su pecho y se zambulló en el agua.
Al día siguiente, Kalia se encogía debajo de las suaves mantas de su cama, el servicio del hotel había sido muy bueno y después de los exámenes que había tenido ayer aquella habitación la había agradado. Miró el despertador de la mesita de noche, eran las once de la mañana de aquel sábado. Se levantó de la cama aún somnolienta dejando a la vista el pijama de color azul que le habían dado en el hotel. Encontró su maleta donde la había dejado el día anterior, en un rincón cerca del armario, la abrió, todavía no la había deshecho, así que quitó toda la ropa que tenía guardada en ella y la colocó en el armario blanco de la habitación, iba a pasar unos cuantos días en el hotel. Cambió su pijama por un vestido de color verde claro totalmente recto, con un lazo amarillo atado a la cintura y se colocó unas sandalias de color verde oscuro.
Comenzó a cepillarse su cabello, pero se vio interrumpida tras oír el sonido de unos golpes en la puerta, alguien estaba llamando. Se colocó sus gafas y giró el pomo, abriendo así la puerta.
Continuará…

Os ha gustado el capítulo? Además os quería comentar que he estado haciendo unos iconos como premios para el concurso y pues como que me están gustando los resultados. Espero vuestros comentarios, recordad que son muy importantes vuestras opiniones. En fin, nos vemos en el próximo post.

6 comentarios:

  1. De nuevo me encantó el capítulo Vane! Ya me estoy enganchando a la historia.. Y me sigue haciendo mucha ilusión que aparezcan mis personajes!! nwn De verdad me encantó, escribes genial =D
    Espero el próximo capi~

    ResponderEliminar
  2. esta muy chido!! me encanta conty!!!
    Matanne!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Carol!, Muchas gracias por dejarme tú comentario, la verdad da gusto personas como tú. Pues si, ayer estaba tan disjustada y cabreada que no quería saber nada del Pc jaja, pero bueno!, ya vuelve todo a la normalidad. Decirte que escribes genial!! y me gusta mucho como te expresas y que con tu historia enganchas a cualquiera!, espero el próximo capitulo!, un beso.

    ResponderEliminar
  4. Otro capítulo genial, no esperaba menos Vane. Sigue pronto con el fanfic por favor.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Amiga :D, te he dejado un premio en mi blog :). espero que te guste, un beso

    ResponderEliminar

Vas a comentar?Espero que tu comentario sea agradable sobre la entrada,revisa las nomas antes de publicarlo,o sino tu comentario será borrado.
Gracias por comentar,me ayudas a seguir con el blog con ánimo.