jueves, 17 de julio de 2014

Capítulo 41[Pichi Pichi Pitch]


Hola, prirmeramente decir que estoy muy contenta porque ya hay cinco personas apuntadas al concurso y eso me hace mucha ilusión, porque sinceramente no me esperaba tantos participantes, por otro lado como podéis ver he puesto un gadget que os llevará directamente a la entrada, ya que a lo mejor alguien no la ha visto, así que a los que todavía no os habéis animado a participar os animo a hacerlo. También quiero comunicaros que a lo mejor dejo un poco de lado la historia de The Vampire Diary porque me es muy complicado llevar dos historias a la vez. Empezando con el tema de la entrada, hoy os traigo el siguiente capítulo del fanfic.

Capítulo 41: Escuela privada.
Kalia llevaba  unas horas andando, arrastrando una maleta tras ella, buscaba impaciente el lugar indicado para empezar su investigación. Finalmente  había encontrado aquello que tanto había buscado, una escuela privada. Su rostro se iluminó con una sonrisa, había encontrado el lugar en el que llevar a cabo su investigación. Se acercó lentamente y entro en la pequeña edificación, al entrar se encontró con una sala pequeña, que solo disponía de dos sillas delante de un escritorio en el que se encontraba una mujer anciana, llevaba su pelo negro canoso atado en un moño y sus ojos grises en los que ya aparecían unas arrugas cercanas se escondían tras unas gafas negras. La mujer estaba leyendo un libro de enseñanza y apenas le dirigió una mirada a la muchacha.
-Bienvenida muchacha, pero creo que este no es tu lugar.-dijo mirando su vestuario, que para su opinión no era de buena clase.
-Eso cree? Por lo que tengo escuchado esta es una simple e insignificante escuela privada en la que la única condición es pagar no?-dijo a la vez que posaba sobre el escritorio 500 euros.
La mujer iba a replicar, pero inmediatamente la muchacha posó sobre el viejo escritorio otros 300 euros más.
-¿Está segura de que este no es mi lugar?-dijo la muchacha con una sonrisa un tanto maliciosa.
La mujer se limitó a contestar de mala gana un “Bienvenida” y cogió los 800 euros del escritorio e inmediatamente entro en la otra puerta de madera que se encontraba tras el escritorio.
La muchacha sonrió para sus adentros, a toda mujer avariciosa se la convence con  dinero, pensó, ni siquiera le había preguntado por sus padres o sobre su apellido. Inmediatamente inspecciono el edificio mientras la mujer le traía todo lo necesario para empezar en la escuela. Minutos después la muchacha ya había inspeccionado todo el edificio y ahora se encontraba nuevamente en lo que parecía ser la secretaría, la mujer ahora le tendía un uniforme escolar, formado por una camisa blanca, una falda larga de color marrón, una chaqueta del mismo color y una corbata roja. Acto seguido la mujer le tendió una goma del pelo  y un formulario con un bolígrafo y le señalo el cuarto de baño, por lo visto empezaría las clases ese mismo día.
De camino al baño se encontró con un joven que llevaba puesto el uniforme, el cual al parecer detestaba, la adolescente lo analizó mentalmente y vio en él el objetivo perfecto para empezar su misión, después de analizarlo descubrió que tenía un coeficiente intelectual alto, debido a su peso corporal no tardo en deducir que hacía deporte y por lo demás no parecía agresivo, al igual que eso también descubrió donde vivía y su nombre, Yan. El joven le dirigió una mirada junto con una sonrisa y continúo con su camino.
La muchacha entró en el baño e inmediatamente se teletrasnportó al lugar en el que por lo visto vivía el muchacho, la casa era totalmente normal, al lado de ella había un hotel, en el que la muchacha alquilo una habitación para estar más cerca de su objetivo e inmediatamente tras salir del gran edificio se teletrasnportó al baño de la escuela privada.
Miró con desagrado el uniforme y con un chasquido cambió su ropa por el uniforme. Luego se miró al espejo y se colocó correctamente la corbata y como la mujer había ordenado ató su cabello en una coleta.
Luego inmediatamente empezó a cubrir el formulario, el cual preguntaba detalladamente  su apellido, fecha de nacimiento, padres, etc…Pero la muchacha lo había previsto y había venido con seres de su raza que también venían con un objetivo común al de ella y se haría pasar por sus padres.
La joven salió del baño tras haber cubierto el formulario y se lo dejó en el escritorio. Inmediatamente sin decir ni una palabra se dirigió a su clase, por los pasillos se oía el ruído de las clases, niños enfadados por tener que dar clase en verano y profesores impacientes por acabar la clase. Se paró sobre una puerta de color marrón claro y golpeó con los nudillos. Inmediatamente  en el interior de la aula reinó el silencio y un hombre de cabello marrón, ojos grises y con el típico traje de profesor abrió la puerta.
Continuará…

Os ha gustado el capítulo? Antes de nada decir que el personaje de Kalia y Yang es 100% de Ahriel, espero que os haya gustado el capítulo. Espero vuestros comentarios, bye.



2 comentarios:

  1. Qué ilusión que hayan aparecido mis personajes del concurso de San Valentín, Vane. Me moría porque salieran en la historia.
    Madre mia! Intriga total, continua pronto por favor no me dejes en este suspense

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar Ahriel, la verdad es que ya pensaba que nadie leía mi historia. Si, tus personajes tardaron en aparecer,pero entre que tuve exámenes y demás no pude hacerlo antes.Me alegro de que te haya gustado el capítulo.

      Eliminar

Vas a comentar?Espero que tu comentario sea agradable sobre la entrada,revisa las nomas antes de publicarlo,o sino tu comentario será borrado.
Gracias por comentar,me ayudas a seguir con el blog con ánimo.