lunes, 14 de julio de 2014

Capítulo 40


Hola, bueno antes de nada decirles que he aplazado los días de la encuesta, iba acabar ayer pero al final acabará hoy o mañana, para que más gente pueda votar, así que si no has votado, te agradecería que lo hicieses, es sencillo e importante. Por otra parte he añadido unos nuevos botoncitos de afiliación al blog, si quieren cambiar el anterior solo tienen que ir al menú y clickar en la página de los afiliados.

Capítulo 40: Maleta equivocada.
Coco se había marchado corriendo, y probablemente Alex  sabía lo que había provocado, una ruptura. Sabía que Coco no lo perdonaría, ni siquiera él se lo habría perdonado si ella hubiese sido la culpable de la infidelidad. Se sentó de nuevo en la roca, se rascaba la nuca nervioso pensando en que iba a hacer, pero en el fondo lo tenía todo pensado, lo difícil era tener la valentía de hacerlo.
Al día siguiente Kimiko se había levantado temprano, se había subido a unas convers negras y se había puesto unos shorts blancos con un estampado floral gris perfectamente combinado con un top con flecos de color negro. Luego se había hecho una larga trenza y finalmente se había puesto  en su cuello  el perfume que le gustaba  a Kaito. Ahora se encontraba impaciente en la playa toqueteando nerviosa su Samsung naranja, recordaba perfectamente el día en el que Kaito se lo había regalado, en el mar nunca había tenido que aprender esas “nuevas tecnologías” humanas, pero Kaito le había enseñado muchas cosas, y no se iba a negar a tener un medio mediante el cual poder comunicarse aún más con el  hombre  que amaba.
De repente su móvil emitió un sonido alejándola de sus recuerdos, Kimiko miro impaciente la pantalla de su móvil, se trataba de un mensaje de Kaito.
-Veo que ya manejas el móvil perfectamente- dijo una voz conocida a sus espaldas.
-Kaito!- dijo la joven girándose y  con una sonrisa en los labios.
Mientras  en lo más profundo del océano una joven de cabello negruzco  se revolvía entre las sábanas intentando dormir de nuevo. Finalmente rendida se levantó de la cama y miro el despertador de su mesita de noche, eran las once de la mañana.  Pero en el palacio los rayos del sol todavía no habían iluminado completamente  la zona.
Abrió el armario, sin duda le encantaba como Yami lo había decorado, la joven de cabello purpura había convertido aquel armario viejo en uno totalmente bien decorado y organizado.
Cogió  una blusa verde y unos jeans rotos negros y se los puso, finalmente deshaciéndose de sus zapatillas de andar por casa se subió a unos tacones verdes. Rebuscó en su armario y encontró lo que estaba buscando, el libro grueso que ayer había estado leyendo. Aún intentaba dominar el hechizo de leer la mente, pero aún no había dado resultados. Salió de la habitación dirigiéndose lentamente  y sin hacer ruido a la cocina, allí había una súbdita de océano pacífico que sacaba unos pastelillos de chocolate del horno y servía de mala gana un vaso de leche a la diablesa. La diablesa probó los pastelillos, a pesar de ser algo ajeno al mundo marino, la súbdita lo había hecho bien, al fin y al cabo de eso dependía su vida. Sin duda en el palacio de Nerissa todo era diferente a las demás zonas del océano, el palacio estaba cubierto por una cúpula invisible, lo que hacía que dentro no hubiese agua y por lo tanto la ropa estuviese seca y se pudiese manejar aparatos eléctricos.
Finalmente se levantó de la mesa y le dio las gracias a la súbdita, al fin y al cabo su problema era con las princesas, no con las demás  sirenas.
Mientras en el mundo humano, una joven nada corriente vagaba desorientada por una calle de Japón, se trataba de una muchacha de cabello negruzo corto que llevaba unas lentes  negras tras las cuales escondía sus ojos verdes. Llevaba puesto unos pantalones largos y una camiseta  verde oscuro en la cual lo único que resaltaba era un collar un tanto extraño peculiar, no sabía nada de moda, pero vestía de modo básico, al fin y al cabo nunca había estado entre humanos.
Se paró en una tienda, preguntando si alguien conocía la dirección a la que se dirigía, la anciana del puesto le señaló la casa que buscaba y finalmente la muchacha en agradecimiento  le compro unos pastelillos con los únicos ahorros que llevaba encima. Luego comenzó a andar en la dirección que la anciana le había dicho, pulsó el timbre y segundos después la puerta de la pequeña casa se abrió, se trataba de una muchacha de su misma edad, que llevaba una camiseta de tiras violeta y un pantalón blanco. Su cabello era largo y marrón, al igual que la otra joven tenía los ojos verdes.
-Hola, me llamo Keira, te pido disculpas por haber cogido tu maleta, es que como son iguales…-dijo en modo de disculpas la joven de cabello marrón.
Personaje de Luna 100%

-Me llamo Kalia, y no tienes por qué disculparte, yo también me he confundido- dijo a la vez que intercambiaba su maleta con la de la otra joven.
Las jóvenes no intercambiaron más diálogo, simplemente de despidieron y la muchacha de lentes negras siguió su camino, sin saber que su destino y el de  Keira estaba entrelazado.
Continuara…

Os ha gustado el capítulo? El personaje de Keira pertenece al 100% a Luna[incluida la imagen que puse de Keira], así que ni se os ocurra copiarlo o os la veréis con Jack Sparrow[Seeh, son íntimos amigos eh! xD]. El personaje de Kalia es de Ahriel, no lo copiéis, o seréis abducido por extraterrestres. Ok no, pero advierto que el blog está protegido por Copyright, sería un DE-LI-TO. Bueno dejando atrás estás advertencias, estos personajes han aparecido ya que concursaron en un concurso del blog y quedaron en buen puesto. Ya no me enrollo más, espero que os haya gustado el capítulo y comentéis! Bye

2 comentarios:

  1. Me encantó el capi Vane!! Que bien que saliera mi personaje, recuerdo que lo hice para un concurso de San Valentín nwn
    La verdad es que le he perdido un poco el hilo a la historia, pero voy a leerme los capis siguientes a ver si me cuerdo de algo, continúa, escribes genial!! =D

    ResponderEliminar

Vas a comentar?Espero que tu comentario sea agradable sobre la entrada,revisa las nomas antes de publicarlo,o sino tu comentario será borrado.
Gracias por comentar,me ayudas a seguir con el blog con ánimo.