lunes, 1 de septiembre de 2014

School icons 100x100[By me]




Hola, bueno hoy comienza el mes de septiembre, pronto me tendré que enfrentar nuevamente al instituto, pero no todo dura eternamente, así que tengo que aprovechar este tiempo que me queda. En fin, hoy les traigo unos iconos inspirados en las clases, algo bueno tenía que haber no? En fin, espero que los usen, dando créditos y así le darán un bonito toque para la vuelta al cole a su blog. También quiero avisar que esta entrada está programada y las siguientes igual, creo que no estaré muy activa durante principios de mes, pero les pido que por favor sigan visitando el blog y comentando las entradas, cuando vuelva seguiré visitando los blog y veré las entradas que me perdí, aunque todavía no sé si estaré ausente.















Os han gustado los iconos?Algunos están inspirados en las próximas estaciones como el otoño y el invierno, recuerden dar créditos por su uso y no redistribuirlos. Espero que os hayan gustado y que así la vuelta al cole se os haga más animada, espero sus opiniones y comentarios, hasta la próxima entrada!















sábado, 30 de agosto de 2014

Escribiendo junt@s 2: Los astros de la verdad[By Greyz y yo]


Hola, hoy les muestro nuevamente  la segunda historia del proyecto” Escribiendo junt@s”, antes de comenzar quiero informar de que el proyecto estará inactivo en cuanto vuelva a clases, debido a que dos personas con clases no pueden trabajar bien, y ninguna de las dos lo haría correctamente, aunque se podrán seguir apuntando y en vacaciones de navidad, semana santa y verano la iniciativa volverá a estar activa. Bien, dejando la noticia a un lado, hoy traigo una nueva historia, hecha por Greyz y por mí, esta nueva historia del proyecto tiene como tema principal la fantasía y la astronomía, espero que la disfruten.

 Los astros de la verdad


En una ciudad de Tokio, donde  la sociedad ya no creía en la magia nació una pequeña muy especial. En  un hospital de Tokio, en la planta baja, resonaban los gritos de una parturienta, la madre de la mujer estaba preocupada, la anciana con cabello grisáceo canoso y los ojos azules caminaba lentamente de un lado a otro de la sala de espera, uno de los deseos que la anciana tenía antes de morir era ver crecer a su nieta, por ello le había solicitado a su hija vivir en su casa con la niña hasta que la muerte le arrebatara la vida.
Unos lloros substituyeron los gritos de la parturienta, se trataba de un bebé. La puerta de la sala se abrió y una enfermera invitó a pasar a la mujer. Los ojos surcados de arrugas de la anciana  observaron la bella escena, su hija sonriente y agotada sostenía en brazos a una niña con tres mechones negros en la cabeza.  La anciana se acercó a  su hija y le pidió  sostener a la recién nacida, esta dejo de llorar y observó curiosa a su abuela. La abuela detectó en los ojos  azules oscuros del bebé un brillo especial, el brillo de los astros, y acto seguido pronunció el nombre que esta recibiría, Tsuki, que significaba luna.
La niña creció feliz, junto a su madre y su abuela, la anciana le enseñó todo lo referido a los astros, las galaxias y el universo. Tsuki aprendía rápidamente y se interesaba cada vez más por la astronomía, un arte que en la sociedad actual no era muy respetada y menos las predicciones que la abuela le enseño a interpretar al ver las estrellas. Cuando la muchacha cumplió los 14 años se tuvo que enfrentar a la muerte de su abuela, la muerte finalmente se la había arrebatado.

Al día siguiente la chica se ató su cabello en un moño alto y se vistió  completamente de negro, su madre la subió al coche rojo rápidamente con un paraguas que las protegía de la intensa lluvia. Tsuki no pronunció palabra, su sonrisa se había borrado completamente, pero tenía como consuelo que su abuela estaría siempre entre ellas, o al menos eso quería creer. El funeral pasó lentamente para la joven, su madre le dijo que ya era hora de marcharse, pero la hija le dijo que necesitaba quedarse unos minutos más a solas, la mujer le puso una mano sobre el hombro y comenzó a caminar sobre el camino mojado hacía el coche.
La chica se arrodilló ante la tumba de su querida abuela y observó atentamente un cuaderno que su madre le había dado en el vehículo, este era de tamaño mediano y de color marrón, totalmente sencillo, pero llevaba un candado, que Tsuki todavía no había podido abrir. La chica después de unos minutos cogió unas flores violetas y las puso encima de la tumba, eran las preferidas de su abuela.
Sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando detectó unos pasos que se acercaban, cerca de ella se encontraba un chico de más o menos su edad, con el cabello marrón mojado, este le llegaba hasta los hombros y posaba sus ojos verdes sobre la chica.

-Perdona, no quería molestarte, tu eres Tsuki?-preguntó tímidamente.
-Sí, que haces aquí? Conocías a mi abuela?- preguntó la chica levantándose lentamente.
-Me llamo Taiyo, vivía en el pueblo dónde anteriormente vivía tu abuela, era mi vecina. Hace un año le pedí que me tomara como aprendiz y me enseñara todo sobre la astronomía, me dijo que debía esperar hasta este día y que una persona más capacitada que ella me enseñaría y supongo que eres tú, porque ella te ha dado su bien más preciado-dijo mirando al cuaderno que esta tenía en la mano derecha.
-Bien Taiyo, siento mucho que te hayas quedado sin maestra, pero yo no la voy a substituir, soy una niña y tengo mis propios proyectos y no tengo tiempo para enseñarte nada- dijo a la vez que comenzaba a caminar hacía el coche  de su madre.
-Tsuki, necesito tu ayuda, es muy importante  para mí, necesito que me acojas en tu casa, os pagaré un alquiler si es necesario, pero tienes que comprender que la astronomía es mi pasión y necesito dominarla al igual que tú- dijo este a la vez que  caminaba a su lado.
-Acepto, pero espero que no me incordies y que no te burles de mi trabajo, ven conmigo.-dijo a la vez que  le dejaba un espacio a su lado y le colocaba el paraguas sobre la cabeza.

Cuando llegaron al coche Tsuki le explicó todo lo ocurrido a su madre y le pidió que acogieran al muchacho hasta que acabaran las clases, la  madre no se opuso a su decisión y le pidió al muchacho que colocará las maletas que este traía en el maletero y se sentara en la parte trasera al lado de Tsuki, en todo el camino no cruzaron palabra, pero a Tsuki le rondaba una idea por la cabeza, se preguntaba como justamente la abuela le había pedido a Taiyo que la visitara el mismo día de su muerte, la abuela había predicho su muerte?
Al cabo de una hora en coche llegaron a la casa, la madre de Tsuki le pidió que ayudara a Taiyo con las maletas y lo alojara en su habitación, en la cama que estaba desocupada, a la chica no le hacía ninguna gracia compartir la habitación con un chico y menos si era un desconocido. Pero igualmente obedeció, cuando llegaron a la habitación le enseño todos los rincones de esta y le dejo claro que no tocará sus cosas.
Después de haberle dejado las cosas claras se sentó en una silla cerca de la ventana y sacó del armario un telescopio, acto seguido tras la mirada atenta del chico abrió un cajón del escritorio y sacó un cuaderno azulado y dejo en el mismo cajón el de su abuela, después le echaría un vistazo. Miró al chico y le dijo que se sentara a su lado, hoy comenzarían las clases, le dejo un lápiz y una hoja y comenzó a explicarle  como escribir las coordenadas de las estrellas y como saber su significado, mientras el chico rellenaba la hoja, Tsuki dirigió su atención hacía una estrella cercana a la luna y con un brillo intenso, sin duda era nueva. Comenzó a rellenar los datos y en esta ocasión hizo algo que la abuela le había enseñado recientemente y que a la chica no le convencía mucho, una predicción. Se serenó y como le había dicho la abuela escribió en la hoja lo primero que se le vino a la cabeza al ver la estrella.
Cuando acabó de escribir miró al chico, este le entregó la hoja y la chica la miro atentamente, todo parecía estar bien, pero se fijó en el significado que el chico le había puesto a la estrella,  segundo la hoja para el chico la estrella significaba la muerte y el nacimiento.
-No te parece que la muerte y el nacimiento es algo muy contradictorio?-dijo arqueando una ceja.
-No te das cuenta? El brillo de esa estrella no es tan intenso como el de las otras, esa estrella está muerta, pero la luz sigue ahí, debido a que la luz en el espacio viaja de una forma diferente, a pesar de que la estrella está muerta, seguro que alguna de esas estrellas que están ahí ha surgido a partir de ella, por eso tiene ese significado para mí- dijo este a la vez que le señalaba la estrella.
-Veo que no eres un simple aficionado a esto-dijo la chica a la vez que le devolvía la hoja con una sonrisa.
Los chicos se vieron interrumpidos por la madre de Tsuki, esta les dijo que bajaran al comedor, la cena ya estaba lista. Los tres cenaron rápidamente sin ningún comentario, aquel día había sido agotador y nada más acabar de cenar los tres se fueron a sus respectivas habitaciones a dormir. Aquella noche Tsuki  soñó con su predicción, había soñado con el nacimiento de algo nuevo, pero en su sueño se trataba de una nueva persona que llegaría a sus vidas y que no  traería nada bueno, lo único que recordó después de aquello fue a Taiyo, el cual la despertó de su pesadilla y la tranquilizó.
Al día siguiente los jóvenes se levantaron temprano, mientras desayunaban, Tsuki encendió el televisor, al encenderse se encontraba en el canal de las noticias, la presentadora con un perfecto japonés informaba de un nuevo suceso que los científicos habían detectado, por lo visto las estrellas estaban perdiendo la vida rápidamente, acto seguido  en la pantalla apareció un c ientífico que mostraba como el brillo de una estrella recién nacida se iba apagando, sin ni siquiera haber producido otra estrella, habían estado investigando, pero hasta ahora no habían llegado a una conclusión racional.
Los chicos se miraron uno al otro, sabían que aquello era muy extraño, las estrellas no pierden la vida tan rápidamente, tras acabar el  desayuno los chicos subieron a la habitación de Tsuki y comenzaron a investigar en el portátil negro de la chica. No encontraron nada que no supieran ya, ni siquiera un motivo racional que provocase aquello, Tsuki cerró el portátil con un  suspiro, no habían avanzado nada, aunque era lógico, si unos científicos no han llegado a la solución, ,lo iban a hacer unos chicos de catorce años?
La madre de Tsuki interrumpió sus pensamientos, quería que le acompañara a hacer la compra, Taiyo se propuso a acompañarla el mismo y la mujer no se opuso. Tsuki aprovechó que estaba sola en la casa para  abrir el cajón de su escritorio y coger el cuaderno de su abuela, inspeccionó el candado, no había ninguna manera de abrirlo. La chica pensó unos minutos y llegó a la conclusión de que si su abuela le había dejado el cuaderno, también le habría dejado la llave. Abrió el tercer cajón de su escritorio, allí guardaba todas las llaves que tenía y había algunas que no  sabía que abrían, probó con la primera y el candado no se abrió, así ocurrió con todas. Resopló, porque su abuela le tenía un candado a un simple cuaderno de investigación de astros?
La chica decidió investigar en la habitación de su abuela, desde su muerte no había entrado en ella, al girar el pomo de la puerta una oleada de tristeza la invadió, pero intentó sobreponerse y finalmente entró en la habitación, esta seguía igual que antes, sólo que encima de la cama destacaba una nota y un objeto sobre ella, al acercarse a ella vio una pequeña llave y se sentó sobre el colchón a leer la nota.
“Tsuki, este es mi regalo para ti, continúa con mi investigación cariño, siempre estaré a tu lado, recuerda que te quiero”
La chica se secó las lágrimas y observó que al lado de la llave había una pequeña linterna, Tsuki cogió la nota y los dos objetos y salió de la habitación. Cuando entró a su habitación cogió el cuaderno de la anciana y se tumbó sobre la cama, cogió la llave y la introdujo,  el candado cedió y Tsuki comenzó a hojear el cuaderno, para su sorpresa sólo había diez páginas escritas, con apuntes de coordenadas de estrellas y poco más.
Tsuki se rascó la barbilla confusa, su abuela siempre había estado todas las noches haciendo apuntes, y en aquel cuaderno sólo había escritas diez páginas, acaso tenía otro cuaderno? Volvió a ojear el cuaderno, esperando que hubiese alguna página escrita, pero no había ninguna más. Resoplando dejó el cuaderno abierto sobre la cama y comenzó a inspeccionar la pequeña linterna, para que serviría? Comenzó a iluminar la habitación, era una linterna normal y corriente, cuando comenzó a iluminar su cama, la luz de la linterna se posó sobre el cuaderno y en las páginas que aparentemente eran blancas comenzaron a aparecer letras amarillas, Tsuki cogió nuevamente el cuaderno y comenzó a leer, en una de ellas había una estrella con su nombre y que tenía como significado el nacimiento de un nuevo ser, miró la fecha y comprobó que  correspondía a un día antes de su nacimiento, siguió inspeccionando confusa, página tras página, hasta que encontró una que correspondía al día anterior de la muerte de la anciana, en ella se predecía la muerte de una estrella anciana y la aparición de una nueva. Cuando Tsuki iba a cerrar el cuaderno vio que había otra página más, correspondía al día anterior de la muerte de la anciana, la estrella no tenía nombre y la predicción que la abuela había hecho le sonaba demasiado.
Tsuki se levantó de la cama y cogió su cuaderno del cajón y lo abrió por la última página y  la comparó con la última página del cuaderno de su abuela, eran las mismas predicciones y las mismas coordenadas. Tsuki apagó la linterna asustada y las letras desaparecieron, la abuela predecía el futuro? Había predicho su nacimiento y su muerte? Incluso la llegada de Taiyo?Y ella era igual que su abuela? Habían hecho la misma predicción, era ella capaz de ver el futuro?
Tsuki intentaba darle respuestas a todas las preguntas que le rondaban, pero no había nadie que las respondiera. La puerta de la habitación de abrió, Taiyo acababa de llegar y se sentó al lado de la chica, mirando curioso el cuaderno.
-Veo que has logrado abrirlo, que pone en el?-preguntó el chico sonriente.
-Nada, sólo tiene diez páginas escritas.-mintió a la vez que cerraba nuevamente el candado y guardaba la linterna y la llave en su bolsillo.
-No creo que ese sea su cuaderno verdadero, tu abuela no dejaría que nadie husmease en sus asuntos- dijo este a la vez que se levantaba de la cama y cogía una botella de agua que se encontraba encima del escritorio.
-Que tal era mi abuela en el pueblo?-preguntó la chica con curiosidad.
-Muchas personas la trataban como una bruja, simplemente porque predecía el futuro, muchas veces sus predicciones eran ciertas y otras veces falsas, pero sinceramente aunque pienses que estoy loco creo que ella a veces mentía con sus predicciones para que no la acusaran de brujería- dijo indiferente.
Los chicos no volvieron a hablar del tema, los meses pasaron rápidamente, Taiyo y Tsuki continuaron con las clases como una diversión, aunque para Tsuki era algo más que eso, durante aquellos meses había comprendido que tenía un don, algo especial, que hacía que pudiera predecir el futuro, nunca se lo comentó a Taiyo, a pesar de ser amigos, sabía que quizás aquello lo asustase y perdiese a la única persona que comprendía su afición.
Los jóvenes comenzaron a dejar los apuntes a un lado y a centrarse en la desaparición de las estrellas, esto había empeorado gravemente, algunas estrellas desaparecían el mismo día de su nacimiento, los científicos todavía no encontraban una explicación, por lo que el mes que viene un cohete sería mandado al espacio, con un proyecto de investigación largo.
Aquella noche Tsuki hizo una nueva predicción, en este caso eligió como sujeto a dos estrellas con un brillo rojizo que estaban ligadas, segundo su presentimiento creía que dos personas iguales llegarían a su vida, y su don nunca le había fallado. Taiyo entró en la habitación con una expresión seria, en su mano traía una nota y en la otra un objeto extraño con forma de cubo.
-¿Qué te ocurre Taiyo?-preguntó la chica a la vez que cerraba su cuaderno.
-Tsuki tú haces predicciones verdad?- al ver la expresión culpable de la chica continúo- Sabía que tu abuela conocía tu don, por eso te eligió como mi maestra. Tsuki me ha llegado un mensaje para ti, simplemente dice que  el destino de las estrellas está en tus manos, eres la elegida y debes acudir a la cita para evitar su desaparición.
El chico le entregó la nota, Tsuki la leyó extrañada, por la expresión de Taiyo no se trataba de una broma, pero al ver como el objeto que el chico  traía en la mano se convertía en una especie de portal, supo que aquello no era ninguna broma.
-¿Q-que es eso?-dijo tartamudeando.
-Según lo que pone en la nota, nos teletransportará a la luna, pone que tu don nos protegerá y que gracias a ello no perderemos el oxígeno. Debemos ir Tsuki, es la única solución, sabes que lo que ocurre con las estrellas no es normal, y que sólo tú puedes solucionarlo.
Tsuki admiraba a su amigo, estaba dispuesto a acompañarla a pesar de lo que les podría ocurrir, tenía miedo, mucho miedo, pero con Taiyo su nervios se calmaban, ambos se miraron y cruzaron el extraño aparato, por su abuela, por ellos y por las estrellas. El extraño aparato se los tragó  y comenzó a emitir a sus ocupantes una extraña luz cegadora. Tras varios minutos los chicos aparecieron en una especie de burbuja dorada, el portal se cerró tras ellos. Rozaron con los dedos la burbuja, esta parecía irrompible y se encontraba levitando sobre  el suelo grisáceo del satélite terrestre, sobre la luna. Tsuki reparó en dos jóvenes que se encontraban en la burbuja, eran hermanos gemelos debido a su similitud, la chica era de un cabello rojizo y rizado que le llegaba hasta los hombros, esta parecía asombrada con su llegada y apartaba su flequillo recto dejando a la vista unos ojos verdosos. A su lado se encontraba su hermano, unos centímetros más alto y que parecía intentar mantener la calma, este tenía el cabello también pelirrojo y parecía tener una piel un poco más clara que la de su hermana.

-Genial, las únicas personas que nos podrían salvar han caído en la trampa- dijo el chico con un tono molesto.
Los gemelos comenzaron a explicarles todo lo relacionado con el asunto, la chica se llamaba Kokoa y su hermano se llamaba Ryo, ambos  comenzaron a contarles su origen, ellos habían nacido con el mismo don que Tsuki y habían recibido una nota al igual que ellos, pero pronto descubrieron que aquello era todo una artimaña de  Kaminari, el cual estaba detrás de todo aquel plan y que pretendía acabar con ellos y seguir acumulando poder mediante el brillo de las estrellas.
Momento en el que Ryo le entrega la nota que Kaminari les envió con la misión de ir a la luna.

En ese mismo instante un joven apareció ante ellos, por lo visto  la gravedad de la luna no le afectaba, porque caminaba con los pies en el suelo y totalmente normal. El joven tenía el cabello negro, este le llegaba hasta la cintura, su piel era muy pálida y contrastaba con sus ojos color ámbar. Los gemelos comenzaron a lanzar esferas de luz a la burbuja, pero a pesar de que esta era dañada no los liberaba. Kaminari soltó una carcajada y tras dirigir una sonrisa fría a los recién llegado siguió caminando sin apenas prestarles atención.
-Tsuki, debes  intentar romper la burbuja, debes concentrarte, estar tranquila y dejar que tu  fuerza interior fluya- le suplicó Kokoa al ver que el chico se alejaba.
Tsuki intentó concentrarse y seguir las indicaciones de la pelirroja, sus ojos comenzaron a cambiar, en ellos se reflejaba ahora el poder del cosmos y de sus manos comenzó a emanar una extraña luz, Kokoa sonrió y su hermano y ella la imitaron, las tres luces impactaron sobre la burbuja y finalmente esta cedió.

Los cuatro muchachos cayeron sobre  sobre la superficie lunar, tras un gran esfuerzo lograron incorporarse y a dificultosos saltos comenzaron a caminar, la gravedad de la luna era muy diferente a la de la Tierra, pronto se encontraron con su oponente, Tsuki intentó dejar fluir de nuevo  su esencia, pero en esta ocasión no lo logró y una esfera lanzada por Kaminari impacto contra ellos, los cuatro lograron incorporarse y los gemelos comenzaron a lanzarle esferas de luz a su oponente, esto entretenía a su oponente mientras Tsuki hacía un nuevo intento por lanzar un hechizo, en esta ocasión un extraño brillo cubrió  a la muchacha y en la superficie lunar se fue abriendo poco a poco lo que parecía ser un agujero negro. Este comenzó a atraer a los humanos hacía el, con una gran fuerza destructora, los tres chicos se agarraron a  las rocas, mientras que Kaminari se agarró al tobillo de Tsuki, sabía que moriría, pero estaba dispuesto a llevarse a la chica con él, la fuerza del  agujero aumentó y la chica cedió.
Cuando Tsuki ya lo creía todo perdido Taiyo la agarró por el brazo y la acercó hacía el, mientras los cuatro jóvenes observaban la terrible escena, Kaminari perdiéndose sobre todo lo negro. Al desaparecer, el agujero negro fue cerrándose a la vez que una extraña luz impactaba en  todo lo negro, cuando esta se fue aclarando los chicos pudieron ver millones de estrellas centelleantes, brillando en todo lo negro. Los chicos  observaron el  fenómeno, por fin las estrellas volvían a brillar y por fin Tsuki se sentía feliz después de la muerte de su abuela.

Los portales se abrieron nuevamente tras ellos,Tsuki y Taiyo se despidieron de los gemelos, prometiéndose que algún día volverían a verse. Tras cruzar el portal, los dos jóvenes aparecieron nuevamente  en la habitación, en esta resonaba la radio que se encontraba  encima de la mesa de noche de Taiyo, se trataba de una entrevista a un científico, el cual aseguraba que las estrellas habían vuelto a la normalidad, pero que los científicos no sabían cual era la razón lógica de este fenómeno.
Los chicos sonrieron, ellos si la sabían. Cuando por fin anocheció  los dos jóvenes siguieron como todas las noches con sus anotaciones, Tsuki se centró en una de las estrellas cercanas a la luna, comenzó a cubrir las coordenadas y comenzó a intentar concentrarse y hacer una predicción, la chica cerró los ojos y en su mente resonó una voz muy conocida, la de su abuela,"Tsuki, esto todavía no es el fin".

Tsuki abrió los ojos asustada, e intentó tranquilizarse, pero Taiyo le dijo algo que la asombro todavía más.

-¿Has oído eso,Tsuki?

                                     Fin
Os ha gustado la historia?Fue muy entretenido hacer esta historia con Greyz, como podéis observar dos de las imágenes que hemos añadido las ha hecho ella, las cuales me gustaron mucho. A mi me ha gustado bastante como ha quedado la historia, Greyz tiene mucha imaginación y además combinamos algo que a ambas nos gusta, la astronomía. En fin, esperamos que os gustará y a ambas nos gustará leer vuestros comentarios.

viernes, 29 de agosto de 2014

Capítulo 51



Hola queridos lectores, se preguntarán que  hago aquí, pues resulta que el hiatus será para más adelante, así que aquí estoy, últimamente no tengo muchas ganas de estar en Blogger, estoy falta de inspiración, pero seguro que pronto me volverá, hoy les traigo el siguiente capítulo del fanfic, hace ya una semana que no lo público, pero prefiero que sea uno interesante que uno que no merece la pena. Mañana quizás se publique la próxima historia del proyecto, espero que Greyz pueda terminar los dibujos pronto.

Capítulo 51: El templo del hipocampo.
Los sollozos resonaban en el palacio, era un día triste, se acababa de celebrar la ceremonia para despedir a la reina, ninguna  de las princesas había acudido, Madame Taky se los habría prohibido, por temor a que alguna diablesa se presentase. Los gemelos estaban sentados en unas sillas cerca de las chicas, no sabían que decir, pero tampoco pensaban dejarlas solas por mucho que las detestasen.
Waru salió de la sala y se dirigió a un balcón cercano para respirar aire puro, en sus ojos había quedado grabada la escena de la muerte de la reina, el chico en un principio había sospechado que la asesina fuera Nerea, pero la vio huir bajo la apariencia de una súbdita minutos después de la muerte de la reina, por lo que Nerissa había sido la culpable. El joven se rascó la nuca, mañana se celebraría la ceremonia de nombramiento de la nueva  reina o rey, entre los candidatos estaban él y su hermano, Karen, Noel, Coco y Sara, y sinceramente al chico no le hacía ninguna gracia la idea de una nueva reina.

Mientras tanto en el mundo humano una pareja caminaba tranquilamente, la chica de cabello  marrón apoyaba su cabeza  en el hombro de su acompañante, un chico de cabello y ojos azulados. Keira y Víctor caminaban por la playa, ambos estaban enamorados, durante aquellos meses las cosas habían  cambiado y de su amistad había nacido un nuevo sentimiento, aunque  los separaba un gran secreto.


Anocheció lentamente y al otro lado de la playa, dos jóvenes se despedían entre sollozos, durante aquellos meses Kalia había estado  dedicándose al proyecto en el que estaba trabajando, cerca del sujeto. Ahora Kalia había terminado, y debía partir a su planeta. Pero necesitaba despedirse de Yan, durante aquel período la extraterrestre se había enamorado del humano, y este igual. Aquella noche el chico dejó de ver a la humana de cabello marrón y ojos verdes, para ver a una chica con la piel verdosa y el cabello en diferentes tonalidades, pero le daba igual, la amaba y aunque aquello fuese una despedida, sabía que algún día volvería ver a Kalia. La chica comenzó a brillar y poco a poco fue desapareciendo, a la vez que por la mejilla de Yan se deslizaba una lágrima. Algo extraño sucedió en la playa, una extraña línea brillante unió al chico que ahora estaba solo, con la pareja formada por Keira y Víctor, y los dos jóvenes que se encontraban en el medio de la línea fueron teletransportados.

Los dos jóvenes se despertaron en  un templo dorado, Yami abrió los ojos lentamente, lo único que recordaba  era que había ido a la playa con Sharolak, y en ese mismo instante una luz  los había envuelto. Comenzó a inspeccionar el entorno, aquello que había intentado ignorar se había cumplido, la sonrisa de unos enamorados y la lágrima de una despedida los habían llevado al templo. El rubio estaba maravillado, pero su rostro cambió cuando tras ellos observaron a un ser de grandes dimensiones, se trataba de un hipocampo, era de color azulado y su cuerpo estaba cubierto por escamas hasta su larga cola.
Los dos jóvenes no dijeron palabra, aquella criatura era totalmente majestuosa y bella, Yami la miró con asombro, era totalmente asombroso y en sus ojos se reflejaba el amor por el mundo marino, la chica intentó acercarse al ser, pero el rubio se lo impidió y sacó una espada, el chico parecía querer arremeter contra la criatura, pero este inmediatamente desapareció.  La chica se había quedado sola, Yami se acercó al ser lentamente y comenzó a acariciar el lomo del hipocampo.

Continuará…

Os ha gustado el capítulo?Últimamente los hago más cortos, pero ya queda poco verano y quiero disfrutarlo[aunque solo sea vaguear y dormir xD]. Además de que tengo que continuar la historia con Luna[Recuerden que el proyecto todavía está activo, apúntate aquí], bueno queridos lectores, muchas gracias por leerme, espero sus comentarios, son muy importantes para mi y siempre me sacan una sonrisa,hasta  la próxima entrada!

jueves, 28 de agosto de 2014

Hiatus

Hola, bueno como pueden leer el blog va afrontar un hiatus, estaré ausente durante un tiempo, no sé exactamente cuánto, pero debido a mi internet decidimos cambiar de compañía. Los que lleven aquí un tiempo sabrán que mi internet no es una joya y que eso me dificulta las cosas, en fin, hasta dentro de espero poco tiempo, espero que sigan visitando el blog y comentando durante este periodo. Bye!

martes, 26 de agosto de 2014

Iconos 100x100


Hola, que tal están?Yo genial, al proyecto de "Escribiendo junt@s" se han apuntado dos personas más, Greyz y Luna, gracias a ambas, ya he comenzado la historia con Greyz,ya he comenzado a redactarla, pero por el resto la trama ya está pensada. Ahora sólo me falta comenzar la historia con Luna, espero poder conectarme después de hacer esta entrada al G+ y hablar con ella, antes de comenzar con la entrada de hoy, les quiero informar de qué he cambiado la sección de los Afiliados, ahora están en forma de iconos, lo he cambiado porque la página anterior estaba muy desordenada, cada afiliado tenía un botoncito de diferente tamaño y eso me dificultaba las cosas, también he hecho la sección del proyecto, ya está en el menú. En fin atrasaré un poco más la presentación de mi one-chan, porque quiero hacer una entrada bastante buena y le quiero hacer una entrevista. Hoy les traigo unos iconos de 100x100 hechos por mi, espero que les gusten, recuerden no redistribuirlos y dar créditos por su uso.













Os han gustado los iconos?Creo que he mejorado bastante haciéndolos y me gustaría saber vuestra opinión, espero vuestros comentarios y recordad dar créditos para su uso, sólo uso personal. En fin, espero poder publicar pronto el siguiente capítulo del fanfic,bye!